Al caernos nos apoyamos con la muñeca extendida o flexionada, pudiéndose producir una fractura del radio

A %d blogueros les gusta esto: